Por favor, pasemos de la sal

Tras una ausencia justificada por motivos médicos, personales y de apetencia en general, volvemos a estar en la brecha.
Las Guías Alimentarias recomiendan a todas las personas reducir el sodio a 2.300 mg o menos. Para las personas con 51 años o más , o los que tienen hipertensión , diabetes o enfermedad renal crónica , la recomendación de sodio es de 1.500 mg o menos . Satisfacer estas pautas de la dieta baja en sodio sería más fácil de controlar si compramos sólo alimentos frescos, enteros y los preparamos en casa. En los tiempos que corren , eso no parece tan factible. Disfrutar de la conveniencia de los alimentos envasados ​​y comidas preparadas , así como el placer de comer en un restaurante significa que realmente no sabemos la cantidad de sodio en los alimentos que consumimos.


Una de las maneras más fáciles de reducir la ingesta de sodio es quitar la sal de mesa . Puede llevar algún tiempo acostumbrarse, especialmente si ha sido un hábito de por vida el añadir sal a los alimentos – a veces incluso sin haber probado primero (Exactamente como hace Sara).
Siempre hay que verificar el contenido de sodio en los envases de alimentos y elegir las opciones más bajas . Los alimentos procesados ​​contribuyen con más sodio a las dietas de hoy en día que el salero. Incluso los alimentos que no saben salados pueden contener una buena cantidad de sodio. Tened en cuenta que las etiquetas de nutrición mostrarán la cantidad de sodio en una porción. Si comemos más de una porción , tendríamos que hacer los cálculos para determinar la cantidad de sodio que estamos comiendo realmente .
Evitar los alimentos que son obviamente ricos en sodio, como carnes enlatadas , carnes frías , quesos procesados ​​, sopas enlatadas , patatas fritas y otros alimentos salados es otra manera de pasar de la sal . Cómo evitar y limitar la sal no significa que nunca podamos tener un gusto salado. Sólo asegúrese de que sus otras comidas son muy bajas en sodio para compensar la » trampa».

David Pino

Friki, cocinillas y enfermo renal.

0 comentarios en “Por favor, pasemos de la salAñade el tuyo →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *